Enlaces patrocinados:

“Se necesita mucho coraje para abandonar lo que nos es familiar y lo aparentemente seguro para ir hacia lo nuevo. Pero les aseguro que hay más seguridad en lo aventuroso y emocionante, para el cual movimiento hay vida y plenitud; y en el cambio hay poder.”
~Alan Cohen

¿Quieres hacer un cambio rápido en tu vida? Esta es una clave esencial: ¡Haz espacio temporal para lo que quieres, y házlo!

Todos tenemos ciertas dificultades: Aquellas personas, cosas o hábitos que drenan nuestra energía y no permiten que disfrutemos de nuestra vida. Podría ser un escritorio desordenado, un pariente, o no estar tomando cuidado de nuestra salud. Es posible que nos hayamos acostumbrado tanto a ciertas dificultades que pensemos que la vida es así. No pensamos en que tenemos otra opción. Nos sentimos impotentes, y ese sentimiento de impotencia se expande a otras áreas de nuestra vida.

Hacernos tiempo para la vida

Cada vez que tienes un problema, le estás diciendo al Universo que: “Esto es todo lo que puedo hacer”, y te estás diciendo a ti mismo: “Yo no me merezco algo mejor”. ¿Eres un árbol que no da frutos? Si ese es tu mensaje, por supuesto que vas a seguir consiguiendo más de lo mismo. Cuando tu vida está llena de problemas, no le dejas espacio de tiempo a lo que realmente quieres, a tus metas.

Enlaces patrocinados:

La clave del camino hacia la felicidad es prestar atención a lo que estás listo para eliminar. Quizás estés listo para un gran cambio. No te tires abajo si aún no estás en esa situación. Recomiendo siempre empezar desde abajo. De a poco se llega muy lejos. Los cambios más pequeños construyen la energía y la confianza, y te dan una plataforma para el próximo cambio.

Trata de donar las ropas viejas, limpiar tu escritorio o pasar menos tiempo con un amigo que todo lo vea negativo. Cuando limpias algo en un área de tu vida, creas un espacio energético que va a tener impacto en el resto de tu vida.

A veces, cuando realizas un gran cambio, es usual que las circunstancias te vuelvan a probar enviándote más de lo mismo (el mismo tipo de cliente, el mismo tipo de trabajo, el mismo tipo de relación, etc.), para ver, tal vez, si eres serio. Lucha por lo que realmente quieres, por tus propósitos. Si todavía no tienes una lista de cosas y sueños que quieras manifestar, crea una ahora. Después vas a reconocer la concesión de tus deseos cuando aparezcan.