Enlaces patrocinados:

1. Ayuda a tu hijo a experimentar el mundo: Bríndale a tu niño la posibilidad de visitar otras ciudades, granjas, museos de arte, ciencia o historia, lugares históricos, parques nacionales, océanos, playas, desiertos, montañas, cuevas, lagos y ríos, un bosque, un zoológico, una mina, el teatro, conciertos, ballet, eventos atléticos, tu lugar de trabajo, una fábrica, edificios impresionantes, oficinas de gobierno, monumentos nacionales, un campus universitario, librerías, charlas de una diversidad de temas, un tren, un avión, un colectivo, un barco, otros países o lugares con diferentes culturas, religiones, lenguajes y comida, áreas con pobreza y todo aquello que se te ocurra para que amplíe sus puntos de vista.

2. Enséñale y demuéstrale los comportamientos adecuados: Ayuda a que tu hijo aprenda sobre lo que está bien y lo que está mal, el sentido de justicia, honestidad, respeto, comportamiento público, etiqueta, cortesía, el comportamiento adecuado al momento de comer, el trabajo en equipo y la cooperación. Dado que los niños aprenden de los ejemplos el comportamiento y las actitudes de los padres son críticas para un correcto aprendizaje.

Enlaces patrocinados:

3. Esfuércese para que su hijo desarrolle fuertes habilidades comunicativas: Provee a tus niños muchas oportunidades para construir sus habilidades de lectura, escritura, habla y presentación. En la universidad, cualquier estudiante con una ortografía, gramática y puntuación pobres, y un vocabulario limitado se encontrará con una seria desventaja frente a todos aquellos estudiantes que dominen estas áreas. Además, cuando los jóvenes pronuncian palabras erróneamente o sustituyen otras por una jerga, no impresionan a sus profesores ni a sus empleadores. Las habilidades efectivas de comunicación, que utilizará ampliamente como asalariado, deben ser desarrolladas y practicadas desde comienzos de la niñez.

4. Enséñale a tus hijos a asumir responsabilidades: Los estudiantes que no aceptan las consecuencias de lo que dicen, de sus acciones, de sus actitudes responsables y de su rendimiento escolar no se encuentran listos para la universidad. Es responsabilidad del padre enseñar a sus hijos a convertirse en ciudadanos responsables que estén dispuestos a hacerse cargo de sus actitudes, de sus esfuerzos y de sus resultados.

Este artículo continúa aquí.