Enlaces patrocinados:

Este artículo es la continuación de este otro sobre cómo ayudar a los niños en la escuela y en la vida.

5. Refuerza los comportamientos que construyan un fuerte trabajo ético: Ya sea que tu hijo saque un 10 o un 1 en sus exámenes escolares, ambos serán siempre ganados y merecidos. Siempre se debe estimular el reconocimiento de los propios errores. En la universidad, los estudiantes no están autorizados más que para tomar la oportunidad de aprender y crecer. Es extremadamente importante para ellos que comprendan que deben esforzarse por las cosas que realmente desean (buenas notas, becas, buenos trabajos, oportunidades, etc.). Aquellos estudiantes que no se encuentran preparados para dedicar el tiempo y esfuerzo necesarios para triunfar simplemente no lo lograrán. Por lo tanto, desde una temprana edad, los padres deberían trabajar duro para inculcar un fuerte trabajo ético en cada uno de sus niños.

6. Ayuda a que tus niños desarrollen su independencia y alcancen la madurez: Lo que se espera de los estudiantes universitarios es que funcionen bien, que trabajen correctamente, solos, sin ningún tipo de ayuda. Ellos necesitarán reunir información, analizarla y luego tomar sus propias decisiones sobre una gran variedad de comportamientos y cuestiones. Los estudiantes maduros no van con un padre o consejero por cualquier cosa pequeña que ocurre o necesitan. El tomar decisiones y volverse independiente son requerimientos críticos para el crecimiento. Es por ello que los padres deberían ayudar a sus hijos a madurar permitiéndoles de una manera gradual ser más independientes.

Enlaces patrocinados:

7. Alienta la sociabilidad de tus hijos: las actividades escolares, el tiempo libre y los trabajos de verano, y cualquier otra actividad que los involucre en la comunidad brindará a los estudiantes un punto de vista más realista del mundo competitivo. La participación en el mundo social les da a los estudiantes la oportunidad de aprender sobre ellos mismos y sobre otros. Les da la oportunidad de desarrollar y extender sus habilidades, conocimientos e intereses, aprendiendo de paso a administrar su tiempo. Cuando los estudiantes se involucran descubren lo que les gusta, descubren aquello para lo que son buenos y qué los enciende, que los apasiona. Sin estas experiencias muchos estudiantes tendrán dificultades a la hora de elegir una orientación vocacional.

8. Ayuda a tus hijos para que elaboren una lista de éxitos:
una historia de éxitos y metas ayudará a los estudiantes a creer en sí mismos y ganar autoconfianza y poder de inspiración. Dado que los estudiantes pueden tener éxito en cientos de disciplinas (deportes, notas, clubes, música, actuación, danza, hobbies, intereses, trabajo, actividades comunitarias, tareas, etc.) nada debe ser descartado. Incluso el éxito más pequeño puede ser una influencia sobre aquellos estudiantes que están intentando descubrir su camino. Por otro lado, puesto que es un hecho que cada estudiante se enfrentará a diversos problemas y decepciones en la universidad es importante para ellos tener la autoconfianza suficiente para superar dichos obstáculos. Una lista de éxitos pasados les recordará que ellos ya han alcanzado el éxito antes y nada se los impide hacerlo nuevamente más que ellos mismos.

9. Apoya a tus hijos mientras van adquiriendo su entereza: Cada estudiante posee habilidades y debilidades. Sin embargo, los estudiantes exitosos suelen sacar provecho de las cosas que les gustan, en las que son buenos, en las que creen, por las que se preocupan, por las que están apasionados.