Enlaces patrocinados:

El ser humano, debido a su especial conformación en la cual el ámbito espiritual es el de mayor jerarquía y el que determina quien en verdad es, puede alcanzar aquello que se proponga independientemente del ámbito del que se trate. Este alcanzar no debe ser considerado como se lo hace habitualmente solamente dentro del ámbito material (el tener) sino que también nos referimos al alcanzar con respecto a elementos como la felicidad, la sabiduría, el bien, la plenitud, etc.

El ámbito del “alcanzar” del ser humano es virtualmente infinito y solamente se encuentra limitado por sus propias elecciones. ¿Quién le ha impedido al ser humano que verdaderamente se lo proponga ser feliz, ser pleno, ser millonario, llegar a la luna, etc, etc? ¿Quién le ha impedido a Herny Ford montar una empresa automotriz en un mundo movido por caballos? ¿Quién le ha impedido a la Madre Teresa iluminar al mundo desde una de las zonas mas oscuras del mismo? ¿Acaso la cárcel, el martirio y la violencia han impedido a Martin Luther King realizar sus logros? ¿Qué le ha impedido a Bill Gates ser multimillonario revolucionando el mundo de los ordenadores personales?

Enlaces patrocinados:

El fundamento de esto es que, como sabemos, lo espiritual, que es la parte suprema del ser humano, posee la capacidad del conocimiento de todas las cosas que existen. Esto, de alguna manera, posibilita su consecución, al menos cognoscitivamente pues, ¿qué sentido tendría que un ser pueda aspirar a algo si en verdad no tiene la capacidad de alcanzarlo? ¿Qué sentido tendría que al león le guste comer gacelas si nunca pudiera alcanzarlas? ¿Qué sentido tendría si los patos aspiraran a migrar de un continente a otro y no tuvieran la capacidad innata de volar miles de kilómetros sin parar? ¿Qué sentido tendría que el ser humano no aspire a otra cosa que a la felicidad y que no estuviera intrínsecamente diseñado para alcanzarla?

Pero si esto es verdaderamente así: ¿por qué nos hallamos dentro de un mundo donde cada ser humano no logra alcanzar el máximo de su potencial sino, más bien, menos del mínimo? Esto pareciera contradecir todas las afirmaciones anteriores, sin embargo, como veremos en escritos futuros, las elecciones individuales son las que nos llevan a lograr y a construir nuestra propia vida y es en base a estas elecciones como podemos alcanzar lo que queramos.

Autor: Prof. Hugo Landolfi