Enlaces patrocinados:

La codependencia es una condición en la que se pierde la autonomía evitando vivir en el presente. Es definida como cualquier actitud asociada con el hecho de enfocarse en las necesidades y comportamientos de otros, disminuyendo nuestra propia capacidad de auto motivarnos. Puede asociarse con la imitación agravada e incluso derivar en conflictos a nivel físico, mental, emocional o espiritual. Nos volvemos co-dependientes cuando, eliminando nuestro valor propio como seres humanos, colocamos la responsabilidad de nuestra vida y de nuestra felicidad en manos de otra persona. Los co-dependientes se preocupan tanto por los otros que abandonan su Yo verdadero, es decir, a quienes realmente son.

La dependencia

Cuando nos enfocamos tanto en algo exterior a nosotros mismos perdemos contacto con lo que está adentro nuestro: nuestras creencias, nuestros pensamientos, sentimientos, libertad, nuestras decisiones, elecciones, experiencias, nuestros deseos y necesidades, nuestras sensaciones, intuiciones, nuestras experiencias inconscientes e incluso perdemos contacto con los indicadores de nuestro funcionamiento físico, tales como el ritmo cardíaco y respiratorio.

Enlaces patrocinados:

La co-dependencia es, increíblemente, la más común de todas las adicciones: es la adicción de buscar en otro lugar. Los co-dependientes creen que algo externo a nosotros mismos, es decir, algo que está fuera de nuestro “Verdadero Yo”, puede darnos felicidad y hará que nos sintamos completos. La auto negligencia en sí sola no es divertida, por lo cual se debe conseguir alguna recompensa de aquello por lo cual el co-dependiente deja de atender su propio yo para posar toda su atención en algo externo. Generalmente dicha recompensa se ve asociada con una disminución de los sentimientos dolorosos o con un incremento de los sentimientos alegres. Algunos ejemplos son: el beber alcohol, comer demasiado, las drogas y gastar el dinero a lo loco. Esta alteración de sentimientos o de humor es predicada, principalmente, por alguna otra persona, y no es la respuesta idónea a los deseos y requerimientos del “verdadero yo”.