Enlaces patrocinados:

Históricamente se sabe que un individuo, como Buda, puede sentarse solo y obtener plena realización o la iluminación espiritual. Uno puede estar caminado por el “camino de Damasco” y ser golpeado por el poder de Dios y darse cuenta de su unidad con la Creación. Más generalmente, no obstante, experimentamos un despertar espiritual a través de un proceso que incluye la participación de otro ser humano. El foco de esta discusión es acerca de las dinámicas psicológicas y espirituales que se producen entre dos individuos cuando se enciende por primera vez la conciencia espiritual. A medida que más y más individuos se interesan en la práctica espiritual, buscan psicoterapeutas que ofrezcan psicoterapias orientadas espiritualmente, profesores de yoga, y terapeutas de yoga para apoyo y orientación. Dado el rápido aumento del número de personas que buscan la comprensión espiritual, las dinámicas interpersonales del desarrollo espiritual se vuelven importantes para entender. El poder inherente en el mundo espiritual hace importante a esta discusión porque es muy fácil confundirse, estar en conflicto y ser dejado de lado durante la fase inicial del despertar espiritual. Esta discusión esta destinada tanto para los individuos en medio de un desenvolvimiento espiritual, o para cualquier individuo que haya servido para iniciar este proceso en otro, sea o no un psicoterapeuta profesional, profesor de yoga, terapeuta de yoga o un amigo. Cuanto más podamos entender acerca de la naturaleza de la conciencia, va a ser más fácil andar por las corrientes poderosas que está diseñadas para transformar nuestras vidas.

Enlaces patrocinados:

Hay una variedad de contextos en los que puede ocurrir una dinámica espiritual poderosa entre dos personas. Puede producirse entre un cliente y un psicoterapeuta, entre un alumno y un profesor, o entre dos individuos apartados de cualquier curación definida o relacionados con la enseñanza. Decidí llamar a este fenómeno “activación”. Me gusta este término porque inconscientemente le da sombra al material, a los accesorios, y a la identificación con el pequeño ser, opuesto al alma o al ser mas grande, que rápidamente llega a la superficie. Parece que hay muy poco escrito sobre este proceso de gran alcance, aunque es experimentado comúnmente en las comunidades espirituales y entre individuos que tienen un deseo de despertar espiritual. Sospecho que los terapeutas profesionales, y tal vez, los terapeutas de yoga son más nuevos en los fenómenos espirituales y que su experiencia es menos familiar con esta dinámica. Entendiendo la naturaleza y al proceso de activación puede ser útil tanto para que el individuo se encuentre activo y para el que sirva como canal para la fuerza espiritual.

En esta discusión, estoy eligiendo hacer una distinción entre dos dinámicas importantes interpersonales, una siendo psicológica en la naturaleza y la otra espiritual en la esencia. El primero es así como entender el proceso de “transferencia“. Este último proceso espiritual es muy diferente a la transferencia de los fenómenos, tal como se entiende clásicamente en la literatura psicoanalítica. Me voy a referir a esta dinámica espiritual que se produce entre dos individuos como “activación”.

Comencemos con una clara comprensión de la transferencia. Creo que es importante considerar esta dinámica clásica porque muchos individuos participan en relaciones de consejería, que también incluyen funciones espirituales donde la relación cuerpo-mente se pone de manifiesto. Más y más, los profesores de yoga se están convirtiendo en “terapeutas de yoga”, una nueva marca de profesionales que utiliza métodos clásicos de yoga junto con procesos psicológicos. Participar en el material emocional abre la puerta para que surgan las reacciones de transferencia. Desde que la transferencia y la activación son funciones diferentes, pero pueden ocurrir en el mismo contexto, es importante entenderlas a ambas y saber las diferentes intervenciones que son apropiadas para cada dinámica.