Enlaces patrocinados:

Solía pensar que había un camino hacia la felicidad, y que, si llegabas a ese camino, terminabas en algún lugar maravilloso, como si la felicidad fuese el destino. He estado en un montón de caminos, y aunque muchos de ellos conducían a lugares hermosos, aún no encontré el camino que me lleve a ese sentimiento maravilloso llamado felicidad.

La gente suele pensar que si encuentra la combinación correcta de factores externos, pueden encontrar la felicidad. Compran un montón de cosas nuevas, viajan a lugares interesantes, comen, toman, se drogan, o buscan a “alguien perfecto” que piensan que los va a hacer felices. La mayoría de ellos simplemente busca cambiar su estado emocional con objetos externos o acciones.

Camino a la felicidad

Desafortunadamente, el ser humano no funciona de esa manera. Por lo general, cuando buscas la felicidad fuera de ti mismo, ésta termina siendo temporaria. Puedes ser feliz al principio con tu nuevo auto, pero cuando deja de ser nuevo va a necesitar reparaciones, y vas a terminar pasando a otra cosa. Comer demasiado, tomar, o usar drogas traen consecuencias al día siguiente. La gente sigue intentando encontrar la combinación mágica fuera de sí mismos, y terminan usualmente decepcionados.

Enlaces patrocinados:

La felicidad no es un lugar específico, y no hay ningún camino mágico para encontrarla. Debe ser un propósito de vida. Es una combinación de aspectos emocionales, intelectuales y espirituales que viene desde el interior nuestro. Esto significa que nosotros creamos, en gran parte, las condiciones para nuestra propia felicidad. El camino a la felicidad está dentro de nosotros. Se fundamenta en cómo vemos nuestras propias vidas. La forma en que pensamos afecta nuestros sentimientos; debemos ser honestos al respecto. Cuando nos acercamos a las cosas con una actitud positiva, por lo general, nos sentimos mejor. Como la mayoría de los estados del ser humano, no nos sentimos de esta forma todo el tiempo. A veces la sentimos, a veces no. Todos tenemos altibajos. Esto significa que no existe la felicidad para siempre, a no ser que tengamos una vida de ejercicio espiritual permanente.

Encontrar la felicidad

Sin embargo, vale la pena buscar la felicidad a través de un programa de desarrollo personal. Creo que la felicidad es lo que obtenemos cuando estamos en sintonía con nosotros mismos. Es lo que experimentamos cuando vivimos la vida que deseamos que vivir, logrando cosas que queremos lograr, y, sobre todo, disfrutando en el proceso de hacerlo. Esto no significa ser narcicista. Todo esto incluye prestar atención a nosotros mismos, y lo que queremos para que nuestra vida esté físicamente, emocionalmente y espiritualmente bien. Esto también incluye prestarle atención al mundo fuera de nosotros, apreciando a otras personas y a la naturaleza.

Si estás trabajando para ser la mejor persona que puedas ser, transformando tu conciencia, y estableciendo y cumpliendo los objetivos que son apropiados a tus valores, creo que estas en el camino a la felicidad. Es un camino que tú creas de acuerdo a como vives tu vida. La felicidad no es el punto final del viaje, es parte del proceso maravilloso de vivir la vida cotidianamente! El camino no es para llegar a ella, sino que es el camino en sí lo que realmente importa.

Por Hugo Landolfi

PD: Nos gustaría que nos dejes tus comentarios y experiencias sobre cómo se ha desarrollado tu camino a la felicidad y si la has alcanzado. La experiencia de cada uno de nosotros es muy valiosa para todas las personas que leen este blog.