Enlaces patrocinados:

“¿Por qué estamos tan asustados de lo que pueda suceder? ¿Cuál es el beneficio de escaparse si lo que esencialmente somos siempre va a estar allí?”. El Libro de la Vida.

“El conflicto es la negación de lo que esencialmente somos o el escape de lo que somos, no hay otro conflicto que este…”. El Libro de la Vida.

“Cuando condenamos o nos quejamos de que no podemos ver con claridad, seguramente es porque no somos concientes de que no podemos hacerlo cuando nuestra mente esté hablando interminablemente; entonces no observamos lo que en verdad somos, sólo miramos las proyecciones que hicimos de nosotros mismos. Cada uno de nosotros tiene una imagen de lo que cree que es o de lo que debería ser, y esa imagen, nos impide vernos totalmente a nosotros mismos como en realidad somos”. Libertad de saber.

“Para entender este proceso debe estar la intención de saber qué somos en verdad, de seguir cada pensamiento, sentimiento y acción, y comprender lo que es extremadamente difícil, porque lo que es nunca es todavía, nunca está estático, siempre está en movimiento. Lo que en verdad somos es lo que realmente eres, no lo que te gustaría ser, no es el ideal, porque el ideal es ficticio, pero seguramente es lo que estás haciendo, pensando y sintiendo de momento a momento. Lo que eres es lo actual, y para entender lo actual necesitamos una mente que tome conciencia, esté muy alerta y sea rápida. Pero si empezamos a condenar lo que somos, si empezamos a culparlo o resistirlo, entonces no vamos a entender su movimiento”. La libertad primera y última.

Enlaces patrocinados:

“Para ver lo que somos no solo se requiere de un alto grado de conciencia y capacidad de acción, sino que también significa volver a todo lo que construimos, nuestra cuenta bancaria, nuestro nombre y a todo lo que llamamos civilización”. La libertad primera y última.

“No se trata de aceptar lo que somos, tu no aceptas lo que eres… porque es un hecho; sólo cuando trates de convertirte en otra cosa lo vas a tener que aceptar. En el momento que reconozcas un hecho va a dejar de tener algún significado, pero una mente que está entrenada para pensar en el pasado o en el futuro, entrenada para escapar en múltiples direcciones, no es capaz de comprender lo que somos”. La libertad primera y última.

“Para entender lo que somos, no tienes que estar alterado ni distraído, tienes que dar tu mente y corazón a esta causa. Debes estar exclusivamente interesado en este momento. Entonces lo que en verdad eres te da su profundidad total, todo su significado, y en consecuencia, vas a estar libre de este problema”. La libertad primera y última.