Enlaces patrocinados:

Durante décadas, los psicólogos saben que casi todo ser humano desarrolla sólo una fracción infinitesimal de su potencial creativo total. Todos nosotros podríamos estar mucho más vivos, alertas, inteligentes, amorosos, dinámicos y creativos. Tenemos el potencial para ser mucho más nosotros mismos. Sin embargo, la psicología falló en proporcionar una clave viable para desbloquear el potencial pleno de la vida humana.

Durante miles de años, los sabios de muchas culturas del mundo ofrecieron como clave a la meditación. En la profundidad de cada persona se encuentra un campo de potencial puro, ilimitado y creativo. A través de la meditación este campo puede ser experimentado y vivido directamente. De hecho, este depósito de energía pura e inteligencia no es otro que el propio interior de la conciencia, donde surge el silencio sobre el campo del puro Ser del que todos pensamos y sentimos. Cuando la mente activa se asienta sin esfuerzo para descansar en este espacio sin límites, la conciencia del Ser interior se vuelve equilibrada, facultada, llena de paz, anclada en su propia naturaleza esencial. Por último, uno llega a casa para descubrir el verdadero Yo.

Este descubrimiento del Yo no es una empresa abstracta filosófica, sino de importancia práctica. Por ejemplo, aquellos que estudian el proceso creativo se dieron cuenta que las mayores aspiraciones científicas y artísticas ocurren cuando el científico o el artista esta en un estado de descanso y calma. Cuando la mente está calma, se pueden experimentar con claridad las sutilezas creativas y los niveles holísticos de pensamiento. La meditación regular crea esta habilidad para usar estos niveles profundos y más creativos de la mente en todo momento. Así es como la meditación desarrolla directamente el pleno potencial mental de una persona. Estudios científicos demostraron que la meditación aumenta el coeficiente intelectual y la creatividad, mejora la memoria, y mejora lal aptitudes de los estudiantes.

Enlaces patrocinados:

Sumergiendo a la mente en el estado silencioso del Ser, la meditación (incluso en los negocios) crea un estado de descanso metabólico mucho más profundo que el del sueño profundo. Como resultado de este descanso profundo, el cuerpo y la mente son rejuvenecidos, equilibrados y curados rápidamente de los efectos de la fatiga, la depresión, el estrés y la tensión. Una sale renovado de la meditación, lleno de energía, capaz de una mayor contemplación y de paz. Innumerables profesionales de salud recomiendan la meditación como una ayuda en la curación de la mente, el cuerpo y las emociones.

Cada estado emocional produce una bioquímica correspondiente en el cuerpo. Cuando estas ansioso o temeroso, puedes sentir que tu estómago se aprieta, las palmas de tus manos se vuelven húmedas, y así sucesivamente. Así como hay una bioquímica de la ansiedad, del miedo, la ira también hay una bioquímica de la calma, la alegría, la creatividad y el amor. El descanso profundo de la meditación y la experiencia de adaptarse al silencio puro del Ser crean esta bioquímica positiva en el cuerpo. Como resultado, la propia experiencia de la vida se vuelve naturalmente más y más positiva y creativa. La meditación no sólo alivia el estrés, el insomnio, la tensión y la fatiga, sino que también aumenta la creatividad, la felicidad y la claridad mental, de manera que una persona pueda dominar alegremente las exigencias de la vida moderna.