Liderazgo según Hugo Landolfi Rotating Header Image

Una introducción al fundamento de nuestro obrar ético y moral

La palabra ética deriva del griego Ethos que posee dos diversos significados según se utilice la palabra como sustantivo o como adjetivo. Uno de ellos, el mas común, significa costumbre o hábito y se relaciona con la autointegridad. El otro uso significa morada, lugar de residencia, carácter o disposición estable. Aristóteles distingue entre las virtudes éticas que se dan en el plano de los actos y las acciones (por lo tanto orientadas hacia un fin distinto de la acción misma) y las dianoéticas que se dan en el plano meramente intelectual y que pueden jactarse de no se un medio para un fin sino que se bastan a si mismas pues poseen un carácter meramente contemplativo.
La moral, en cambio, es la ciencia que se ocupa del estudio del valor ético o moralidad de los actos humanos en la medida en que pueden decirse buenos o malos en la medida en que estan orientados hacia los fines a los cuales intentan. Son buenos en la medida en que se orientan al fin propio y último del hombre; no lo son en cuanto se alejan del mismo.

La distinción aristotélica entre las virtudes éticas y dianoéticas proponen inicialmente plantear el tema de la ética dentro del punto de las acciones y actos humanos. De esta manera, la ética es algo que se plantea desde el actuar y desde el obrar y no únicamente desde el pensamiento o la contemplación. Esto significa que solamente se puede ser ético en nuestras obras y actos cotidianos. Sin embargo es menester que nos preguntemos cuál es el origen y principio que le da el carácter propio a las obras humanas ya que podemos enfrentarnos a algunos hechos aparentemente contradictorios:

• El saber y conocer intelectualmente de ética y moral no nos hace obrar éticamente bien. Por ende, no somos ni obramos en función de lo que sabemos. Dicho de otra manera, nuestra moralidad no depende de lo que sabemos de moral.
• El saber y conocer lo que es bueno para nosotros como seres humanos no necesariamente nos hace obrar en relación a la consecución de eso bueno. En muchas ocasiones sabemos lo que es bueno para nosotros pero no obramos en relación a ello.

Esto parece plantear una aparente contradicción pues en principio podría pensarse y concluirse que, quien conoce las características intelectuales propias del obrar ético, y que, quien conoce además lo que es bueno o malo para si mismo, tendría necesariamente que actuar en forma adecuadamente ética. Sin embargo descubrimos en nuestros propios actos y en los de otras personas cercanas a nosotros que esto no necesariamente es así. Usualmente sabemos a la perfección lo que es la ética y la moral e, incluso, sabemos lo que es bueno o malo para nosotros pero no actuamos de acuerdo a esos conocimientos.

La realidad a la que debemos atenernos con respecto a nuestros actos es que nuestro motor del obrar se fundamenta en lo que yo llamo “Modelo integral operativo del mundo”, que es como nuestra convicción mas íntima y visceral sobre cómo es el mundo y sobre cómo somos nosotros mismos como seres humanos. Esta convicción íntima o modelo integral es como un mapa interior, conciente en parte e inconciente en otra parte, no de cómo el mundo en realidad es, sino de cómo nosotros creemos que es, es decir, de cómo lo hemos construido en función de nuestra experiencia de vida, en relación a las enseñanzas recibidas, influenciado por la herencia física y psíquica, etc. Se podría decir que se parece a un modelo mental pero en verdad lo excede pues incluye o puede incluir algunos o todos de los siguientes elementos:

• Elementos de origen corporal como los instintos y pulsiones corporales.
• Elementos mentales y del pensamiento: son los modelos mentales que tenemos acerca de la realidad y acerca de nosotros mismos que incluyen entre otras cosas a nuestros conocimientos y saberes.
• Elementos emocionales de índole psíquica: incluye toda nuestra emocionalidad y en especial nuestras reacciones aprendidas o heredadas frente a determinados estímulos. Las emociones mas habituales son el temor, la ira, el miedo, etc.
• Elementos espirituales, no entendidos estos como saberes intelectuales relacionados con la espiritualidad, sino correspondientes a elementos verdaderamente espirituales como experiencias místicas personales, meditación, iluminación espiritual, etc.

Todos estos elementos y muchos otros conforman en nosotros un mapa o modelo integral operativo del mundo que es el que verdaderamente rige nuestro obrar. Esto significa que no se encuentra conformado por nuestros conocimientos intelectuales en si mismos y obrando por separado, ni por nuestra emocionalidad, ni por nuestras experiencias espirituales sino, en cambio, todos y cada uno de los mencionados elementos operando en forma conjunta e interrelacionada de tal manera de producir una acción o, a veces, la abstinencia de una acción. Por ende, no vivimos en el mundo real sino que vivimos dentro del mundo que hemos construido con nuestro “Modelo operativo”. Tampoco nos vemos a nosotros mismos como realmente somos sino que también poseemos un modelo integral sobre lo que somos y operamos y actuamos de acuerdo al mismo.

El desafío de vivir una vida moral y ética, que no implica que esté alejada de la felicidad, se encuentra en relación a dos aspectos fundamentales. El primero de ellos apunta a que nuestro “Modelo integral” se adecue cada vez mas a la realidad. El segundo es ser concientes de que operamos bajo este modelo ya que la sola conciencia del mismo nos prevendrá y nos hará concientes de los verdaderos motores de nuestro obrar moral.

por Hugo Landolfi, filósofo
www.hugolandolfi.com
Este artículo se puede descargar en formato PDF desde este enlace.

Share

Regístrate con tus datos para que podamos
avisarte cuando publicamos algo nuevo:


3 Comentarios

  1. JORGE LÓPEZ DÍAZ dice:

    Definitivamente es fundamental reconocer que a veces no somos nosotros mismos sino el reflejo de algo o de alguien que inclusive llegamos a admirar, de tal manera que hasta a veces le imitamos, pero aquí lo principal y la esencia de todo ésto es que nuestra ética se puede derivar como resultado de lo que somos internamente, es decir lo que somos espiritualmente, lo cuál es necesario ir retroalimentado el ESPÍRITU de cosas buenas y positivas, para que asimismo sea lo que podamos reflejar y principalmente llevar a cabo con una ÉTICA. Gracias Saludos Amigos!!!

  2. Jesus Reyes dice:

    Definitivamente es un artiulo muy largo.

  3. Antonio Corredor dice:

    Interesante y genial este concepto del modelo operativo integral. Este es un gran artículo donde se hace gala de una capacidad de síntesis sabia. Felicitaciónes. Casualmente, el concepto se parece a uno que acuñé en una presentación sobre las limitaciónes para la posesión de armas de fuego. La presentación se denomina: “Armas de Fuego. Etica Integral” y en ella, utilizo el término “Sistema Operativo Hombre/Arma, que tiene que ver con el sentido que le dá Landolfi pero explicado , claro está, de manera muy sencilla. Es la relación sicológica, material, moral y ética entre el usuario y el armamento. Si existe un sesgo en esa relación , si existe un corto circuito en la relación, en el sistema operativo o conexión entre el hombre , entre el usuario y el instrumento, allí hay o habrá problemas. Las tragedias, en el peor de los casos o las situaciónes de riesgo, en el mejor, se dán porque hay un sesgo o desviación. Ejemplos de sesgos, solo en función de la cuestión Armas : depresión crónica, trastornos diversos como la hiperactividad o deficit de atención, demencia, ludopatías y otras adicciónes, comportamiento impulsivo violento, desavenencias familiares crónicas, ambientes familiares poco privados, conductas anómicas, trastornos de personalidad y otros que escapan en este momento. Podría asegurar que en ningún exámen previo para la obtención de permisos y portes se detectan estas situaciónes, con las consecuencias graves que esto representa. Este es un tema poco manejado. Yo solo hice una aproximación. Espero una opinión y orientación de Landolfi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>