Enlaces patrocinados:

Un acercamiento múltiple a los métodos para reducir el estrés te aproximará al éxito de reducir tus niveles de estrés. Las divisiones principales de un programa exitoso de hábitos de manejo del estrés son:

Ejercicio: 20 o 30 minutos de ejercicio cardiovascular diario es un elemento básico del programa de reducción del estrés. Se aconseja realizar cualquier tipo de deporte, el que más agrade, en tanto y en cuanto se aumente el ritmo cardíaco y de respiración —por ejemplo, caminar, nadar, andar en bicicleta, trotar, salir a correr, etc. La ventaja de realizar lo que más te plazca es que lo harás más entusiasmado y te generará un hábito placentero que no querrás dejar. Aclaración: se sugiere no realizar actividad física de ningún tipo durante las 4 horas anteriores a dormir.

Descanso: La mayoría de las personas requieren un promedio de 8 horas de descanso por noche para mantener una buena salud. Durante la noche, nuestro cuerpo se repara a si mismo y se prepara para las actividades del día siguiente. Una deficiencia en las horas de descanso puede generar un aumento de los niveles de depresión y ansiedad, un incremento de peso, deficiencias en el sistema inmune, causando altos niveles de estrés.

Enlaces patrocinados:

Alimentación: Una alimentación nutritiva y balanceada ayuda a que tu cuerpo se despoje de los efectos corrosivos del estrés. Una gran idea es la ingesta diaria de suplementos multivitamínicos, especialmente aquellos que cuentan con todas las variedades de Vitaminas A, C y E, para una buena base de antioxidantes. Se recomienda no consumir grandes cantidades de carne antes de acostarse puesto que el proceso de digestión interferirá con tu sueño.

Consumo moderado de alcohol: Si bien es tentador tomar varios tragos para relajarse luego de un día de arduo trabajo, el alcohol genera algunos efectos secundarios, especialmente cuando bebes más de una bebida por día. Mal humor, aumento de peso, irritabilidad, sueño ligero y escaso, son algunos de los síntomas que puede provocar el alto consumo de alcohol.

Relajación: Una relajación profunda es el mejor método para calmar tus pensamientos y le permite a tu cuerpo relajarse completamente. Lo óptimo es realizar algunos ejercicios de relajación todos los días entre 20 y 30 minutos. La meditación, y otras actividades contemplativas, como el yoga, escuchar un cd de relajación, o simplemente detenerse a escuchar la propia respiración, ayudarán a sumergir a tu cuerpo en un estado de relajación natural.