El portal donde encontrarás todo sobre:
  • Dietas para adelgazar
  • Alimentación sana
  • Cura de enfermedades
  • Noticias diarias
  • Ejercicio, meditación y espiritualidad
 

 





Dietas de colesterol bajo: para personas con dificultades de colesterol

Al comenzar a hablar de las dietas de colesterol bajo debemos decir que las grasas son la mayor fuente de energía para el cuerpo. Sin embargo, esta no es la única, y mucha cantidad de grasas en la dieta puede ser perjudicial. Esto resulta especialmente dañino para el sistema circulatorio ya que aumenta los niveles de colesterol en la sangre que pueden contribuir a que se produzcan infartos de miocardio o derrames cerebrales. Estas dietas de bajo colesterol se encuentran diseñadas para reducir las grasas y el colesterol a los niveles recomendados por el Programa Nacional de Educación sobre Colesterol (NCEP). Sus objetivos son:
• Disminuir el total de ácidos grasos, especialmente las saturadas.
• Reducir el colesterol.
• Limitar las cantidades de sodio.
• Incrementar las cantidades de fibra y carbohidratos complejos.
• Disminuir las calorías si se necesita alcanzar un peso corporal saludable.

Las indicaciones para seguir este procedimiento son:
1. Limitar el azúcar y el alcohol. Ellos proveen pocos nutrientes pero muchas calorías. Por lo tanto, contribuyen a aumentar el colesterol lo cual aumenta el peso corporal. El sobre peso se fundamenta en el exceso de grasas saturadas.
2. Ciertos hábitos, como el fumar cigarrillos y tener una vida sedentaria, pueden incrementar el riesgo de alguna enfermedad cardíaca. Los fumadores deberían dejar los cigarrillos. El ejercicio aeróbico regular (como mínimo de 20 a 30 minutos, 3 veces por semana) puede reducir los niveles de colesterol y ayuda a prevenir la acumulación de las placas de colesterol. También puede reducir el stress que es el causante de la alta presión.
3. Debe comerse pescado frecuentemente, 3 o más veces por semana. Las investigaciones indican que ciertos peces de aguas profundas (caballa, salmón, arenque, atún) contienen un aceite llamado Omega-3 ácido graso. Este aceite aparentemente ayuda a reducir el colesterol en la sangre. Los suplementos de aceite de pescado, sin embargo, no son recomendados pues aportan muchas calorías.
4. Evitar comidas con altos contenidos de sodio. Algunos pacientes con colesterol elevado también tienen presión alta. Reduciendo el sodio se puede ayudar a mantener la presión sanguínea dentro de los límites normales. No debe usar sustitutos salinos que no hayan sido aprobados por el médico.

5. Incrementar carbohidratos complejos (pasta, granos enteros y papas) en la dieta. Como las grasas, ellos son excelentes fuentes de energía aunque sin sus efectos perjudiciales. Pero lea las etiquetas de los productos comerciales como las galletas y las tostadas. Estos productos tienen mala fama para usar ácidos grasos altamente saturados como el aceite de coco o palmera y grasas hidrogenadas.
6. Comer de 20 a 30 gramos de fibra dietética cada día. Comidas como las legumbres, copos de avena, cebada, arroz integral, manzanas, frutillas y zanahorias son buenas para comer porque contienen fibra soluble. Algunas investigaciones indican que la fibra soluble ayuda a reducir los niveles de colesterol. Ciertos suplementos pueden reducir el colesterol en un 15% si son usados diariamente. La avena de salvado es otra fibra soluble que tiene los mismos beneficios.
7. Elija las carnes cuidadosamente. Gradúe las carnes (de suma importancia, selectas o buenas) según su contenido de grasa. Lea las etiquetas y evite cualquier trozo de carne con más de 3 gramos de grasa por onza.
8. El comer afuera puede ser todo un desafío. Evite los restaurantes de comida rápida; sus comidas son usualmente altas en grasas y sodio. Sin embargo, muchos restaurantes han entendido ahora que necesitan proveer ítems para los clientes con restrictas dietas para el control del colesterol. Sus menús suelen contener palabras como “corazón saludable” o tienen productos marcados con el símbolo TM. Pregunte acerca de los ingredientes y como son preparadas las comidas. Elija las comidas prudentemente y pregunte por porciones más pequeñas.

Algunos puntos a destacar:
 
  • Limitar el azúcar.
  • Regular la ingesta de lípidos y ácidos grasos.
  • Evitar la vida sedentaria.
  • Comer fibra dietética.
  • En todos los casos antes cualquier duda consulte siempre a su médico.

    dietas para el colesterol